El mundo no se terminará en el 2012.

 

“El mundo no se acabará en el 2012” es la premisa principal que ahora esgrimen los científicos estadounidenses que han publicado sus recientes hallazgos arqueológicos.Se trata del descubrimiento del calendario maya más antiguo documentado hasta la fecha, que data del siglo IX, pintado en las paredes de un habitáculo encontrado en la ciudad maya de Xultún, Guatemala.

El hallazgo que publica esta semana la revista Science desmonta la teoría de quienes auguran que el mundo se acabará en 2012 basándose en los 13 ciclos del calendario maya, conocidos como “baktun”, ya que tiene 17 “baktunes”. “Esto significa que hay más periodos de los 13” conocidos hasta ahora, subrayó David Stuart, de la Universidad de Texas-Austin, quien explicó que el concepto ha sido “manipulado” y aseguró que el calendario maya continuará con sus ciclos millones de años.

 

Un descubrimiento que aclara las dudas sobre la teoría del fin del mundo en el 2012.

 

El calendario fue descubierto por investigadores estadounidenses en las ruinas de Xultun, donde también encontraron las primeras manifestaciones de arte maya pintado en las paredes de una vivienda. Las pinturas representan el primer arte maya encontrado en las paredes de una casa. El muro norte, al frente según se entra en la habitación, muestra a un rey sentado, vestido con plumas azules. La imagen de otro hombre aparece en un vibrante color naranja. Los glifos cerca de su cara le llaman “hermano más joven de Obsidian”, un curioso título rara vez visto en los sitios mayas. Saturno cree que puede tratarse del hijo o del hermano menor del rey, posiblemente el escriba que vivió en la casa.

En la pared oeste, otras tres misteriosas figuras masculinas aparecen pintadas de negro, con taparrabos blancos, medallones alrededor de sus cuellos y tocados con una pluma, algo que también supone una novedad. Una especialmente corpulenta “como un luchador de sumo” es el “hermano mayor de Obsidian”.

Según la interpretación de los expertos, otros calendarios mayas han previsto que el mundo se acabaría este año. Sin embargo, los jeroglíficos encontrados en Xultun calculan como mínimo 7.000 años más de existencia. Tocará esperar al 21 de diciembre de este año a ver si tales conjeturas – de un lado u otro – resultan ser ciertas.

 

Pinturas encontradas guardan datos numéricos de ciclos astronómicos.

 

Fuente: CNN en Español y ABC.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *